Cualquiera sea el motivo que los impulsa a buscar ayuda, el objetivo principal de la terapia es ponerte a ti y a tu pareja en un entorno seguro para ayudarlos a entender lo que está sucediendo y guiarlos en la mejor manera para recuperar la relación.

 

En pocas palabras, la terapia de pareja es una idea bastante simple: la haces cuando tu relación está en problemas y necesitas ayuda para mejorarla.

La gente a menudo pregunta cómo una pareja puede saber si se beneficiarían de la terapia de pareja; cómo pueden reconocer que sus problemas ya no se pueden tratar en casa, juntos y sin ayuda. No hay una respuesta simple, pero a menudo tenemos la sensación de que las cosas están llegando a un punto muerto.

Tal vez tú y tu pareja discuten por las cosas más estúpidas y estas discusiones rápidamente se convierten en algo desagradable, siendo que después nadie se acuerda por qué fue la pelea.

O la relación se siente tan obsoleta, que si ustedes dos no estuvieran ocupados llevando vidas separadas sentirían que mueren de aburrimiento. A veces existen grandes problemas con el dinero, sexo, la infidelidad, familia política o los hijos, sobre los cuales no han podido llegar a entenderse.

Un terapeuta para ambos

El terapeuta tiene una responsabilidad tanto con la pareja como con la relación. Ambos cónyuges obtendrán el mismo tiempo, atención y comprensión por parte del terapeuta.

El punto principal es ayudarlos a conversar sobre cualquier problema que tengan, o simplemente averiguar cuáles son esos problemas. Si ambos están dispuestos a intentarlo, puede ser una experiencia fructífera. También vale la pena señalar que ver a un consejero en cuanto comienzan los problemas va a producir resultados mucho más positivos que si lo hacen después de que estos problemas se hayan agravado.

Duración

La duración de la terapia de pareja dependerá de muchos factores: cuánto tiempo se ha estado gestando el problema, cuán optimistas se sienten ambos acerca de la relación y cuál es el nivel de seriedad de los problemas en juego. La infidelidad, por ejemplo, puede llevar más tiempo que si sólo el problema fuera el “desorden” de él o la “obsesión” de ella.

También dependerá de cuán aferrado esté cada cónyuge a su posición, qué está en juego para cada uno, cómo ven “ganar y perder” en la relación, el nivel de flexibilidad que cada uno tenga y de lo dispuestos que estén a cambiar.

En general una terapia de pareja puede durar entre 6 meses a un año, ya sea de forma continua o intermitente, aunque algunas duran sólo 3 meses y otras varios años.

Si están interesados en probar una terapia de pareja, en Psiquiatras Online tenemos varios profesionales que se dedican a esa modalidad. Nos encuentran en la página principal.

Psicóloga Marcela Collado

Equipo Psiquiatras Online

× ¿Tienes dudas?