Para la mayoría de nosotros la situación que estamos viviendo representa una amenaza a distintos aspectos de nuestra vida: nuestra salud y la de nuestros seres queridos, nuestros trabajos, nuestro ingreso económico y tantos otros aspectos que se han visto desestabilizados por este contexto. 

La sensación de amenaza, que existe un peligro inminente y que en el peor de los casos nos puede quitar incluso hasta la vida, es una vivencia que activa el sistema de alarma de nuestro organismo y por lo tanto es esperable que en estos tiempos sintamos niveles más altos de ansiedad, además de fluctuaciones en el ánimo que quizá nunca antes hayamos sentido. 

Si bien no podemos evitar sentir ansiedad, porque es normal que así sea, si podemos hacer algunas cosas que puedan contribuir a nuestro bienestar en estos tiempos:   

  1. Informarse sólo una vez al día de las noticias respecto de la situación actual de pandemia desde una fuente confiable. No tenga el televisor prendido todo el día escuchando noticias negativas acerca de lo que estamos viviendo. 
  2. Mantener los vínculos de forma virtual. No aislarse, esto hay que vivirlo en “la tribu” para vivirlo mejor.
  3. Tener estructura en el día a día. En este contexto tan desestructurante, que las personas nos proveamos de aspectos predecibles nos otorga cierta seguridad. Tener horarios definidos -pero flexibles dentro de un rango- para levantarnos, comer y dormir contribuye al bienestar. 
  4. Evitar el consumo de drogas y excesivo de alcohol para intentar “relajarse”, ya que esto es contraproducente hacia ese propósito.
  5. Hacer alguna actividad física. Es un antidepresivo y ansiolítico natural. 
  6. Hacer actividades en las cuales nuestro cerebro se involucre activamente o en las que encontremos disfrute o la sensación de “fluir” con lo que estamos haciendo. Cantar, bailar, tejer, bordar, cocinar, escribir, hacer manualidades y tocar un instrumento, por ejemplo. 
  7. Conectar con la emoción de la gratitud contribuye al bienestar de las personas. Si bien la mayoría de nosotros hemos estado viviendo muchas pérdidas, como la pérdida de seguridad, libertad, ingreso económico, ver a nuestros seres queridos, etc. también hay aspectos que permanecen constantes y otros  que podemos descubrir y agradecer. Te invito a hacer la práctica de agradecer cada noche por una cosa buena del día. Conectar con eso a diario hace bien!

Si a pesar de seguir estas recomendaciones generales y poner todo tu empeño y voluntad en “estar lo mejor posible” no logras funcionar como quieres y necesitas en la vida, no dudes en pedir nuestra ayuda profesional para encontrar nuevas formas de transitar por estos momentos difíciles.

Daniela Espinosa G.

Psicóloga Equipo Psiquiatras Online

Especialista en terapia breve estratégica adultos. 

× ¿Tienes dudas?