Segun la academia Americana de psiquiatría del niño y adolescente lidiar con el estrés y la ansiedad durante la pandemia de COVID-19 puede ser muy desafiante para niños y adolescentes, algunos de los cuales pueden no comprender los motivos del cierre de colegios y la cancelación de actividades extracurriculares.

Además, es probable que sean bombardeados con información a través de las redes sociales y de sus amigos que pueden causar ansiedad y alarma.

Los jóvenes también pueden sentir la ansiedad de sus padres y preocuparse por su propia salud y la de otros miembros de la familia. Por ejemplo, los niños pequeños pueden no entender por qué no pueden ver o abrazar a un abuelo.

No tengas miedo de hablar sobre el coronavirus. 

La mayoría de los niños ya habrán escuchado sobre el virus o habrán visto personas con máscaras faciales, por lo que los padres no deben evitar hablar de ello. No hablar de algo puede hacer que los niños se preocupen más. Mira la conversación como una oportunidad para transmitir los hechos y establecer el tono emocional. “Aceptas las noticias y eres la persona que filtra las noticias a tu hijo”, Su objetivo es ayudar a sus hijos a sentirse informados y obtener información basada en hechos que probablemente sea más tranquilizadora que lo que escuchen de sus amigos o en las noticias.

Estar a la Altura del  desarrollo de su hijo

No ofrezca demasiada información, ya que esto puede ser abrumador. En cambio, trate de responder las preguntas de su hijo. Haz tu mejor esfuerzo para responder honesta y claramente. Está bien si no puedes responder todo; estar disponible para su hijo es lo que importa.

Toma las señales de tu hijo. Invita a tu hijo a contarle cualquier cosa que haya escuchado sobre el coronavirus y cómo se siente. Dales una gran oportunidad para hacer preguntas. Desea estar preparado para responder (pero no puntualmente) preguntas. Su objetivo es evitar alentar fantasías aterradoras.

Lidia con tu propia ansiedad 

“Cuando te sientes más ansioso o en pánico, ese no es el momento de hablar con tus hijos sobre lo que está sucediendo con el coronavirus”, Si notas que te sientes ansioso, tómate un tiempo para calmarte antes de tratar de tener una conversación o responder las preguntas de tu hijo.

Se tranquilizador.

Los niños son muy egocéntricos, por lo que escuchar sobre el coronavirus en las noticias puede ser suficiente para que se preocupen seriamente de que le afecte a el. Es útil tranquilizar a tu hijo sobre cuán raro es en realidad el coronavirus (la gripe es mucho más común) y que los niños realmente parecen tener síntomas más leves.

Concéntrese en lo que está haciendo para mantenerse a salvo. Una manera importante de tranquilizar a los niños es enfatizar las precauciones de seguridad que está tomando. 

Child Mind Institute, señala: “Los niños se sienten empoderados cuando saben qué hacer para mantenerse a salvo”. Sabemos que el coronavirus se transmite principalmente al toser y tocar superficies. Se recomienda lavarse bien las manos como el medio principal para mantenerse saludable. Así que recuérdeles a los niños que se están cuidando a sí mismos lavándose las manos con agua y jabón durante 20 segundos (o la duración de dos canciones de “Feliz cumpleaños”) cuando entran del exterior, antes de comer y después de sonarse la nariz, toser, estornudar o usar el baño. Si los niños preguntan sobre las mascarillas, explique que los expertos dicen que no son necesarias para la mayoría de las personas. Si los niños ven a personas con máscaras faciales, explique que esas personas son más cautelosas.

Manten una rutina

“No nos gusta la incertidumbre, por lo que permanecer arraigado en las rutinas y la previsibilidad será útil en este momento”, Esto es particularmente importante si la escuela o la guardería de su hijo se cierra. Asegúrate de ocuparte de los conceptos básicos tal como lo haría durante las vacaciones de primavera o las vacaciones de verano. Los días estructurados con comidas regulares y horas de dormir son una parte esencial para mantener a los niños felices y saludables.

Seguir hablando.

Dígales a los niños que continuará manteniéndolos actualizados a medida que aprenda más. “Hágales saber que las líneas de comunicación van a estar abiertas”.

Aunque no tenemos las respuestas a todo en este momento, sepa que una vez que sepamos más, mamá o papá también se lo harán saber “.

Los niños necesitan ser tranquilizados de una manera apropiada para su edad. 

Como primer paso se puede considerer una reunión familiar para:

• Reconocer sus miedos.

• Explicar el riesgo general de contraer el virus y qué sucede si se enferman.

• Describa los pasos que se están tomando como familia para mantenerse a salvo durante esta pandemia.

• Asegurenle a los niños que  ellos tienden a contraer una forma leve de la enfermedad.

• Discuta cualquier pregunta que puedan tener.

También puede considerar:

• Limitar la cantidad de televisión y redes sociales de sus hijos.

• Involucrarlos en actividades que pueden ayudarlos a sentirse empoderados.

• Ayudar a sus hijos a convertirse en mejores consumidores de información de salud. Por ejemplo, si ellos hacen una pregunta, ayudarlos a identificar fuentes de información en internet creíbles y ayudarlos a comprender la información proporcionada.

• Ayudar a los adolescentes a comprender la importancia del distanciamiento social y alentarlos a limitan su socialización a menos a  personas que conocen bien.

• Alentar a sus hijos a no compartir bebidas, maquillaje u otros artículos personales durante este tiempo.

• Aconsejar a los adolescentes que no fumen, y ayudarlos a dejar de fumar. Ademas de no compartir  cigarrillos situacion que es bastante común.

Las emergencias de salud pública no son fáciles de comprender o aceptar para nadie. Como padres, maestros y adultos solidarios, podemos ayudar mejor escuchando y respondiendo de manera honesta, consistente y solidaria. Afortunadamente, la mayoría los niños, incluso aquellos expuestos a pérdida o enfermedad, son bastante resistentes. Sin embargo, al crear un ambiente abierto donde se sienten libres de hacer preguntas, podemos ayudarlos a enfrentar eventos estresantes y reducir el riesgo de dificultades emocionales duraderas

Hola, ¿Cómo puedo ayudarte?
× ¿Tienes dudas?