El fin de año es uno de los períodos más ocupados y demandantes, con fechas límite de término de actividades laborales y escolares. Se cierra el ciclo del año y sentimos el cansancio de todo el quehacer de los meses anteriores.

Es un período en que las personas evalúan lo que ha sucedido con su vida durante el año. Como vivimos en un mundo con muchas exigencias, puede provocar sentimientos de ansiedad, tristeza y decepción si no se han cumplido las expectativas que nos planteamos para el año que está terminando.

Además, para quienes han perdido en algún momento seres queridos estas fechas “aniversario” activan los recuerdos de años anteriores con su compañía.

 

Un año diferente y agotador

Este 2020 se sumó el agotamiento de estar viviendo más de siete meses confinados en casa por la pandemia, adaptándonos al desafío de vivir todos los miembros de la familia en casa sin contacto con otras personas.

Esta situación nos llevó a un continuo trabajo de adaptación y desarrollo de nuevas estrategias emocionales y prácticas en nuestras vidas. Los padres -además de aprender un trabajo online- han tenido que “ir al colegio con sus hijos”, preocupándose que estudien, aprendan y hagan sus tareas.

A lo anterior se suma el temor ante un posible contagio y para muchos la enfermedad o incluso fallecimiento de familiares o amigos queridos.

¡No es extraño que nos sintamos muy agotados y estresados!

Tips para disminuir el estrés

1.     Disminuye tus expectativas para aliviarte de la presión laboral y especialmente la que te autogeneras. Intentar complacer a todos provoca mucho estrés.

2.     Comunica tus necesidades y pon límites claros para evitar sentirte sobreprogramado/a.

3.     Establece y organiza lo que quieres y necesitas hacer para sentirte tranquilo/a en este año tan difícil.

4.     Deja de lado todas aquellas cosas extras que distraen para terminar lo que te queda pendiente. Aléjate de las culpas y perfeccionismo innecesarios y concentra tu energía para completar las actividades más relevantes y las que más te interesan.

5.     Más que nunca hazte cargo de tu autocuidado y haz algunas cosas que te permitan experimentar bienestar.

6.     Recuerda descansar, dormir lo suficiente y mantener una buena alimentación.

7.     Mantén una rutina de ejercicio físico, aprovecha los tiempos al aire libre y pasa tiempo con personas que te hacen sentir bien. Realiza ejercicios de respiración, relajación, meditación, yoga con una música tranquilizadora. Es un momento para detener el bullicio de las muchas demandas de fin de año.

Ya que hemos vuelto a fase de 2 y nuevamente estamos todos en la familia juntos, es indispensable que conversemos con nuestra pareja e hijos sobre cómo apoyarnos mutuamente para disminuir nuestras tensiones, darnos tiempos personales para terminar lo propuesto en el año, descansar cada uno a su modo y coordinar buenos momentos para compartir en familia.

Psicóloga Tania Donoso

Equipo psiquiatrasonline

× ¿Tienes dudas?