Trastorno por estrés agudo

El trastorno por estrés agudo es un trastorno de la ansiedad que podría decirse se encuentra a medio camino del trastorno por estrés postraumático, es decir, el sujeto que padece este trastorno  sufre de forma aguda pero de manera temporal un cuadro de ansiedad como respuesta a haber sufrido o experimentado un acontecimiento o suceso altamente traumático o estresante para el sujeto afectado.

La diferencia entre el trastorno por estrés agudo y el trastorno por estrés postraumático es que en este caso los síntomas aparecen justo escasos minutos después del suceso traumático, desapareciendo gradualmente pasados entre un mínimo de dos días y un máximo de cuatro semanas aproximadamente. Los síntomas que se presentan son similares a los del trastorno por estrés postraumático, reviviendo en muchas ocasiones el trauma sufrido.

Es frecuente que estos sujetos que sientan culpables por lo sucedido e incluso no merecedores de haber sobrevivido. Señalar que en muchas ocasiones el trastorno por estrés agudo puede terminar por desembocar en un trastorno por estrés postraumático.  Situaciones como asaltos, robos, violaciones, desastres naturales, abusos sexuales, secuestros, atentados, delitos, accidentes o muertes inesperadas de personas cercanas pueden desencadenar el trastorno por estrés agudo. Los síntomas que suelen presentar estos sujetos son los siguientes:

-          Mala concentración

-          Dificultad para conciliar el sueño

-          Sensación de desesperanza

-          Inquietud motora

-          Amnesia disociativa o dificultad para recordar los sucedido o parte de lo ocurrido

-          Evitación de los lugares o personas que le recuerden el suceso

-          Estar aturdido

-          Exageradas respuestas de sobresalto

-          Desrealización (sensación de entorno extraño o irreal)

También es frecuente que estos sujetos puedan desarrollar otros trastornos como depresión, crisis de pánico, trastornos del sueño, e incluso, en los casos más graves, deterioro social y laboral.

Deja un comentario